Mamas Tuberosas

Cirugía plástica Madrid mamas tuberosas

Las mamas tuberosas también llamadas mamas tubulares o mamas constreñidas, adquieren este nombre por la forma tubular que obtiene la mama al producirse su desarrollo en la adolescencia. Es la más frecuente de las anomalías mamarias, lo que explica que muchas jóvenes acudan a nuestra consulta buscando la solución idónea a su deformación que les libre de sus complejos y les permita llevar una vida completamente normal.

¿Qué son las mamas tuberosas?

Son aquellas mamas que se caracterizan por presentar una base estrecha con poco relleno y una areola muy grande que en ocasiones puede tener el mismo diámetro que las mamas.

Se originan a consecuencia de una alteración durante el desarrollo de las mamas. Esta alteración ocurre cuando el tejido que cubre la glándula mamaria presenta una rigidez excesiva, por lo que a medida que esta crece el tejido no se expande por falta de elasticidad. Debido a esto, la glándula tiende a herniarse y salir por el lugar de menor resistencia, la piel del pezón. De ahí que los senos adquieran esa forma de cono o tubo.

No es un defecto genético, por lo que no es hereditario.

Características de los pechos tuberosos

Las mamas tuberosas pueden ser grandes o como habitualmente, pequeñas y presentan una serie de características comunes:

  • Base estrecha con forma de tubo.
  • Areolas grandes.
  • Herniación de la glándula a través de la areola.
  • Gran separación entre senos.
  • Anomalías de volumen mamario, siendo la mayoría hipoplásicas.
  • Surco submamario estrecho y alto.
  • En mayoría de los casos los senos presentan una asimetría entre sí.

Candidatas a la cirugía

Básicamente las candidatas ideales para someterse a esta cirugía son mujeres que padecen esta anomalía, sanas y emocionalmente estables que entienden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía y ven la intervención como una forma de superar sus complejos.

Grados de mamas tuberosas

Aunque en ocasiones es difícil encajar una mama tuberosa en cada grupo, existen tres grados principales de deformidad de este tipo de mamas:
La clasificación de Grolleau divide a la mama en cuatro cuadrantes: superior interno, superior externo, inferior interno e inferior externo. En base a esta clasificación explicaremos cada uno de los grados de deformación.

Grado I: Corresponde a más de un 50% de los casos. La falta de desarrollo mamario afecta al cuadrante inferior interno. Si el resto de la mama se ha desarrollado normal, la areola puede verse desviada hacia abajo o adentro. En estos casos suele haber una importante separación entre las mamas y ser las areolas algo convergentes.

Grado II: Corresponde alrededor de un 25% de los casos. La falta de desarrollo afecta a los dos cuadrantes inferiores. En este tipo de casos la areola se encuentra desviada hacia abajo.

Grado III: Corresponde a menos del 20% de los casos de mamas tubulares. Es el grado más severo, todos los cuadrantes se ven afectados. La base de los senos se encuentra constreñida y dependiendo del grado de crecimiento de la mama la deformidad variará. Cuanto más grande sea más tubular se verá.

Problemas asociados a las mamas tuberosas

Más allá del mero complejo, esta anomalía afecta a una parte muy importante de la feminidad de las mujeres, sus senos. Y es que el impacto físico es lo de menos en esta deformidad, las mamas tubulares suelen afectar psicológicamente a aquellas que las padecen, cohibiéndolas y reprimiéndolas hasta el punto de que no se sientan seguras consigo mismas.

Afortunadamente la cirugía plástica ofrece una solución a este tipo de anomalías, pero eso sí, no vale cualquier cirujano. Es importante buscar un profesional con experiencia en cirugía mamaria, y especializado en mamas tuberosas.

Diagnóstico de mamas tuberosas

En toda cirugía de mamas tuberosas existen dos pasos que todo cirujano debe seguir:

  • Corrección de forma del pecho y tamaño de areola.
  • Colocación de prótesis anatómica.

La vía de abordaje en este tipo de cirugía es siempre periareolar, ya que en la mayoría de los casos se debe hacer una reducción del tamaño de las areolas.

Una vez modificado y conseguido el tamaño areolar deseado nos centraremos en la glándula mamaria y en liberarla de la banda de constricción que la envuelve con tan poca elasticidad que no la deja expandirse. Para ello realizaremos unos cortes en el tejido, logrando que la glándula mamaria se expanda y así ganar anchura.

Tras la liberación de la glándula procederemos a rediseñar el “nuevo surco submamario”, por ello utilizaremos e implementaremos prótesis anatómicas de alto perfil y baja altura que rellenen los cuadrantes inferiores de la mama y liberen a la paciente de sus complejos.

Con frecuencia y como ya mencionamos anteriormente, los pechos tuberosos pueden presentan asimetrías o incluso un grado diferente de tuberosidad en cada mama. En estos casos será preciso proceder mediante técnicas diferentes en cada seno para conseguir un resultado correcto y natural.

Postoperatorio de mamas tuberosas

Finalizada la intervención, la paciente pasará un tiempo en reanimación hasta ser subida a planta donde permanecerá hasta ser revisada. El alta dependerá de la paciente, podrá elegir si irse a casa en el mismo o día o permanecer una noche en el hospital y marcharse a la mañana siguiente.

Durante el postoperatorio inmediato la paciente deberá acudir a consulta con frecuencia para la realización de curas y masajes. Durante un mes será necesario que lleve un sujetador especial que le proporcionaremos.

Es normal que durante las primeras semanas sienta dolor, que se calmará siguiendo la pauta analgésica que le recomendaremos. Podrá incorporarse a su vida normal lo antes posible y de hecho es recomendable hacerlo.

Tendrá ciertas limitaciones, por lo que durante algún tiempo no podrá cargar peso, realizar actividades deportivas, ni baños de inmersión.

Postoperatorio de mamas tuberosas

A realizarse la operación por una vía de abordaje periareolar, las suturas se colocarán alrededor de la areola – pezón, lo que dificultará su visibilidad llegando a pasar totalmente desapercibidas en un futuro.

Es normal que al principio las cicatrices tengan un color rosado, aspecto que mejorará progresivamente desde las 6 semanas hasta el año.

Precio operación de mamas tuberosas

El precio de la cirugía de mamas tubulares varía en función del grado de deformidad y el tipo de técnica que se vaya a utilizar, anestesia etc.

Cirujano mamas tuberosas Madrid

La Doctora Beatriz Gonzáles Meli es un cirujano plástico especialista en cirugía de mamas tuberosas tanto para pacientes adolescentes como en edad adulta. Garantiza un tratamiento personalizado y adecuado a las necesidades de los pacientes.

Solicite su cita de la manera más cómoda.

917 454 110

Cita online

O te llamamos nosotros

Formulario de Contacto

Paseo de la Habana, 27
1º Izq 28036, Madrid

917 454 110

info@doctorameli.com