Compartimos con todos vosotros el testimonio de Carmen, la mamá de Laura, una de nuestras pacientes que el pasado 1 de Diciembre de 2017 se operó de una otoplastia.

Carmen, la madre de la peque, accedió de forma voluntaria a responder algunas de nuestras preguntas sobre la intervención de su hija ¡No te lo pierdas! Te ayudará mucho si vas a pasar por la misma situación.

Resultados de Otoplastia

Testimonio Carmen, madre de Laura, paciente operada de otoplastia

Cuéntanos un poco el perfil de tu hija: nombre, edad, y patología

Laura tiene 12 años es de China, y acudimos la consulta de la Dra. Meli porque tenía la oreja izquierda separada, de soplillo, no sé si de nacimiento, porque como es adoptada no la vi nacer. Si es cierto que cuando la adoptamos tenía la costumbre de tirarse mucho de esa orejita, quizá porque allí no tienen chupetes ni otros medios, y la ansiedad le hacía tirarse de la oreja.

¿Por qué decidiste operar las orejas de tu hija?
La verdad es que la decisión no la tomamos nosotros, la tomó ella. La patología no le afectaba seriamente a su vida, pero es cierto que bien prontito, a la edad de 7 u 8 años, y al ser ella tan presumida, ya empezó a decir que se le salía la orejita por el pelo, y que no le gustaba, y que no le gustaba. Hasta el punto que cuando hizo la comunión le compramos unos apósitos de esos que se pegan atrás y sujetan la oreja, pero ella empezó a pedir el quererse operar.

laura paciente otoplastia Madrid

¿Te costó mucho tomar la decisión?
La verdad que ninguna, la verdad que no. Después de mucho insistir Laura, y como forma de compensarla por su buen comportamiento y notas, decidimos buscar a alguien que la pudiera operar.

¿Influía su patología en su vida o crees que podía haber influido? Yo creo que hasta ese extremo no, porque no eran las dos orejas, y tampoco es que la afectación de la oreja fuera una exageración. Pero bueno, a nivel presumir, sí, y como ahora los niños jóvenes están todo el día grabándose, si con los Snapchat o el Musical.ly, pues a ella le molestaba verse la oreja en los vídeos. Pero hasta el nivel que el fuera influir en su vida, no creo.

¿Cómo nos conociste? ¿Consultaste con otros médicos antes? Pues lo buscó mi exmarido por internet, dimos con Beatriz, y vimos que tenía muy buenas valoraciones, que hablaban muy bien de ella, lo que nos hizo decidirnos y concertar una cita.

Y sí, estuve en un par de médicos antes, pero no nos transmitieron la confianza que nos dio Beatriz.

¿Qué te llevó a tomar la decisión de operar a la pequeña con la Dra. Meli? Conocerla simplemente, tan amorosa, tan cercana, es que es un amor. Transmitía tanta tranquilidad y sobre todo el amor y el trato que le daba a la niña. Bajando a quirófano, por ejemplo, me sorprendió la tranquilidad y normalidad de la situación, en la que la niña hablaba con los celadores, con la anestesista, que por cierto es un encanto también, sin ser casi consciente de que iba a una operación.

¿La otoplastia fue tu primera opción o valoraste otras alternativas antes?

Valoramos unos clips que existen, Earfold se llaman, que se meten por debajo de la piel, y actúan como una especie de pinza obligando a la oreja a desplazarse hacia detrás. Si es cierto que dicen que es menos agresivo, sobre todo para niños, pero es verdad que con el tiempo pueden llegar a transparentarse y no sé, es que al ver a la doctora y ella recomendarme la otoplastia tradicional, me dejó totalmente convencida.  Además era muy buena fecha, coincidiendo con el puente de diciembre, para que no tuviera que faltar a clase.

¿Cómo fue el día de la operación? ¿Cuánto duró? ¿Estuvo ingresada? No estuvo ingresada. Fue por la tarde, aunque es cierto que a causa de un problema de quirófano, una urgencia, tuvimos que esperar un poquito más de lo esperado. Y luego nada duró una hora y pico y la subieron a la habitación, fue despertando poquito a poco, y en el momento que empezó a beber un poquito de agua, y la doctora vio que se encontraba bien, nos dijo que podíamos irnos a casa. Y la niña tan contenta, pidió una hamburguesa por el camino porque tenía muchísima hambre, después de todo el día en ayunas.

¿Cómo se siente una madre cuando están operando a su hija?

Pues muy rara, yo tengo cuatro hijos y ya he pasado por alguna operación con alguno de ellos. Pero voy a decir una cosa, no es lo mismo operar por una enfermedad o un problema, que por un motivo estético. Es decir, no es lo mismo que te diga el médico, tengo que operar a tu hijo, que tú le digas al médico que quieres operar a tu hijo. No se vive igual. Así que es raro, por un lado te sientes un poquito ufff porque siempre te viene a la cabeza que está anestesiada, pero por otro lado también la anestesista te da tanta confianza, te explican tan bien todo, que yo estaba tranquila. Sí que tienes una cosilla en el estómago pero como no es una operación necesaria, se vive de otra manera. Estaba muy ilusionada como ella.

¿Qué sintió la pequeña tras ver el resultado de las orejas? Ella está muy contenta y muy feliz, cada día se graba más y cada día se gusta más. Ahora cada vez se pone más pendientes y me pide “Mamá cómprame aritos”. Antes siempre llevaba las orejas ocultas, o el pelo suelto, o a un lado para disimular que se le salía y ahora no deja de lucirlas.

¿Qué tal el postoperatorio? ¿Tenía dolores? Muy bueno, fantástico, molestias lógicas de la operación, pero la verdad que muy bien, en 48 horas ya era otra. Pasados dos días fuimos a consulta, para quitarle la venda, y ponerle cintas, que son diademas, que las lleva igual cualquier otro día. Así que cada día iba con su diadema de color y a los 15 – 20 días, empezó a utilizarlas solo por la noche. Ya ahora ya todo perfecto.

¿Cómo ha quedado el resultado?

Yo la verdad que veo la oreja y es que se lo digo a Beatriz, es una obra de arte, de verdad. Estamos todos contentísimos porque no ha podido quedar mejor.

resultado de otoplastia en Madrid antes y después pacientes otoplastia

¿Qué tal las cicatrices? Nada de nada, lo único que se queda un pliegue de piel en la zona operada, que poquito a poco y con tiempo, se va introduciendo hacia dentro. Pero vamos, como todas las cicatrices creo que con el tiempo no se notará, además como está tan detrás hay que buscarlo para verlo y como ella ya ni se lo ve, ni le preocupa.

¿Cuánto tardó la pequeña en volver al cole? Aproveché para operarla en el puente de Diciembre, el viernes anterior, día 1. Lo que nos permitió aprovechar el fin de semana y la semana del puente que no había cole, y ya el lunes siguiente, día 11, se incorporó a la escuela. Y porque lo cuadramos así para que le pillara algún día de fiesta, sino realmente podría haber ido al cole antes.

¿Qué le recomendarías a aquellas personas que dudan si operar a sus hijos o no?
Yo por supuesto recomiendo que se opere si existe algún complejo. Puede que cuando sean muy pequeños no sea necesario porque los niños son inocentes y ninguno se mete con el otro, pero cuando van cumpliendo una edad, por no escuchar lo de orejas de soplillo o todo lo que se oye, yo sin duda lo recomendaría.

También te digo que yo antes de la operación pensé que era más de lo que realmente es, por lo menos con Beatriz. Creo que lo hizo todo tan fácil, tan sencillo, los camela tan bien, ella no quiere que ningún niño vaya a quirófano con miedo, y les habla y explica para ayudarles a perder ese miedo o inquietud, hasta el punto que entran a quirófano sonrientes.

¿Cómo valorarías los servicios de la Dra. Meli? ¿Los recomendarías? Claro, por supuesto, y además de verdad, habrá muchos profesionales, pero como ella ninguno. Yo cada vez que voy a verla se lo digo, la doy unos besos y le repito que qué suerte haberla encontrado.

No creo que sea lo mismo ir a una clínica de estética, donde hacen cientos de operaciones diarias, que ir a una clínica en la que un cirujano dedica todo el tiempo a  tu caso, es un tratamiento mucho más personalizado, y en todo momento te sientes en las mejores manos.

Para mí, Beatriz es fantástica.

 

En definitiva, queremos darle las gracias a Carmen por acceder a contarnos su caso, mostrarnos el resultado de otoplastia de su hija Laura, y por responder tan amablemente a todas nuestras preguntas. Gracias, de corazón.

Para aquellos interesados en una operación de orejas, ya sea por tenerlas despegadas o cualquier otra patología ¡No dudéis en contactarnos! O en hacernos cualquier pregunta. Las resolveremos encantados.